El Significado De Cubrirse La Cabeza


EL SIGNIFICADO DE CUBRIRSE LA CABEZA
Lectura bíblica: 1 Co. 11:2-16
En este capítulo abordaremos un tema importante: el significado de cubrirse la cabeza.
En 1 Corintios 11:2-16, a los creyentes no se les llama hermanos y hermanas, sino varones y mujeres. Estos versículos no se refieren a lo que somos en Cristo, sino al orden que Dios estableció en Su creación.
Este pasaje no hace eco al pensamiento expresado en Juan 10:30, que dice: “Yo y el Padre uno somos”; más bien, dice que Dios es la Cabeza de Cristo. Esto no da énfasis a la relación que existe entre el Padre y el Hijo, sino a la relación entre Dios y Cristo, o sea, entre Dios y Su Ungido. No se refiere a la relación que existe entre Dios el Padre y Dios el Hijo en la Trinidad de la Deidad, sino a la relación entre Dios y Aquel a quien Él envió a la tierra y ungió para que fuera el Cristo. El asunto de cubrirse la cabeza tiene que ver con Dios y Su Ungido.
El tema de cubrirse la cabeza tampoco atañe a la relación que existe entre Cristo y Su iglesia. El hecho de que Cristo sea la Cabeza y que la iglesia sea Su Cuerpo, no está relacionado con el tema de cubrirse la cabeza; dicho tema es algo completamente distinto. En 1 Corintios 11:3 dice que “Cristo es la cabeza de todo varón”. Cristo es la Cabeza de todos los hombres individualmente. Aunque hay muchos hombres, Cristo es la Cabeza de todos ellos; en este aspecto, el hecho de que Él sea la Cabeza no se refiere a Su autoridad en la iglesia. Este pasaje alude a la autoridad que Cristo tiene sobre todo varón; por lo tanto, el tema de cubrirse la cabeza no tiene nada que ver con la relación que existe entre Cristo y la iglesia, sino con la relación entre Cristo y todo varón. Así que, este pasaje no atañe a la relación que existe entre los hijos de Dios ni a la relación entre hermanos y hermanas; por ejemplo, el versículo 3 dice que “el varón es la cabeza de la mujer”. Si hemos de entender lo que significa cubrirse la cabeza, es necesario que tengamos este fundamento.
I. DOS SISTEMAS ESTABLECIDOS POR DIOS EN EL UNIVERSO
Quisiera considerar este tema desde una perspectiva más amplia. Esto nos ayudará a entender 1 Corintios 11. Sólo aquellos que conocen a Dios y que están
familiarizados con la Biblia entenderán este capítulo. A muchas personas les es difícil leer este capítulo. Lo primero que debemos saber es que Dios tiene dos sistemas

UNA SEÑAL DE SUMISION A LA AUTORIDAD POR CAUSA DE LOS ANGELES
En 1 Corintios 11:6 dice: “Porque si la mujer no se cubre, que se corte también el cabello; y si le es vergonzoso a la mujer cortarse el cabello o raparse, que se cubra”. En otras palabras, Dios le dice a las hermanas que deben ser íntegras en todo lo que hagan.
Ninguna mujer puede tener su cabeza descubierta y a la vez dejarse el cabello largo. Si una mujer no se cubre la cabeza, debería cortarse el cabello o raparse. Si usted siente que es vergonzoso cortarse el cabello o rapárselo, debería cubrirse la cabeza. Esto es lo que Pablo quería decir. La mujer debe cortarse el cabello o raparse si no quiere cubrirse la cabeza. Si una mujer piensa que es vergonzoso cortarse el cabello o raparse, que se cubra. Ella debe ser resoluta de un modo u otro, y no hacer nada a medias.
El versículo 7 dice: “Porque el varón no debe cubrirse la cabeza, pues él es imagen y gloria de Dios”. El varón representa la imagen y gloria de Dios; por lo tanto, él no debe cubrirse la cabeza. “Pero la mujer es gloria del varón”. Esta es la razón por la que la mujer debe cubrirse la cabeza. Si la mujer no se cubre, no puede expresar el hecho de que el varón es la cabeza.
Lo que dicen los versículos 8 y 9 es muy claro. Ambos versículos hablan del gobierno de Dios. Por eso digo que una persona nunca entenderá 1 Corintios 11 si no comprende lo que es el gobierno de Dios. El versículo 8 dice: “Porque el varón no procede de la mujer, sino la mujer del varón”. Esto es lo que Dios estableció. En la creación, el hombre no procedió de la mujer, sino que la mujer fue hecha de la costilla tomada del hombre. La cabeza era Adán, no Eva. El versículo 9 dice: “Y tampoco el varón fue creado por causa de la mujer, sino la mujer por causa del varón”. La mujer debe ser sumisa aun por causa de la creación.
El versículo 10 declara: “Por lo cual la mujer debe tener señal de sumisión a la autoridad sobre su cabeza, por causa de los ángeles”. La Biblia no dice lo que la mujer debe usar para cubrirse la cabeza; sólo dice que su cabeza, la parte donde está su cabello, debe estar cubierta. Ella debe hacer esto por causa de los ángeles.
Siempre he considerado que esta enseñanza es maravillosa. Es por causa de los ángeles que la cabeza de las hermanas debe llevar una señal de sumisión. Todos conocemos la historia de la caída de los ángeles. Satanás se rebeló, pero ¿cómo sucedió esto? Satanás se exaltó a sí mismo con la intención de ser igual a Dios. En Isaías 14 dice que él se ensoberbeció y quiso ascender a la altura de Dios. En otras palabras, Satanás descubrió su cabeza ante Dios; no se sujetó a la autoridad de Dios. En Isaías 14 Satanás expresó su propia voluntad repetidas veces, diciendo: “Subiré al cielo ... levantaré mi trono ... en el monte del testimonio me sentaré ... sobre las alturas de las nubes subiré ... seré semejante al Altísimo” (vs. 13-14). Esta fue la ambición de Satanás. Aquí vemos la caída del arcángel. Apocalipsis 12 nos muestra que Satanás arrastró consigo a la tercera parte de los ángeles cuando fue echado abajo (v. 4). ¡La caída de los ángeles se produjo porque trataron de asumir autoridad sin antes someterse a la autoridad de Dios!
Hoy la mujer debe llevar señal de sumisión. ¡Esto es por causa de los ángeles! Sólo en la iglesia encontramos, sobre la cabeza de las hermanas, señal de sumisión. Esta señal, en efecto, declara: “Nuestra cabeza está cubierta, y no tenemos cabeza propia. No queremos ser la cabeza; nuestra cabeza no está descubierta. Aceptamos al varón como cabeza. Hacemos esto para testificar a los ángeles rebeldes que nosotros aceptamos a Cristo como nuestra Cabeza y aceptamos a Dios como la Cabeza”. Esto es lo que significa la expresión por causa de los ángeles.
Cuando hay señal de sumisión sobre nuestra cabeza, es decir, cuando cubrimos nuestra cabeza, damos el mejor testimonio a los ángeles caídos. Esto explica por qué Satanás se opone a que nos cubramos la cabeza. Al cubrirnos la cabeza avergonzamos a Satanás, ya que hacemos lo que él no hizo delante de Dios. Lo que Dios no obtuvo de los ángeles, El lo ha obtenido en la iglesia. Algunos de los ángeles no se sujetaron a la autoridad de Dios y de Cristo. Esto trajo caos al universo. Satanás y los ángeles caídos constituyen un problema aun más grande que la caída del hombre. Lo que Dios no pudo obtener de los ángeles caídos, El lo obtiene en la iglesia.
Cuando muchas hermanas en la iglesia permanecen firmes en su posición de mujer y se cubren la cabeza, se exhibe ante los ángeles, que están en los aires, un testimonio implícito y sin palabras. Esto les proclama a los ángeles que Dios ha obtenido en la iglesia lo que El desea. Así que, la mujer debe llevar señal de sumisión sobre su cabeza por causa de los ángeles.
VIII. NO IRSE AL EXTREMO
Sin embargo, es posible que algunos se vayan al extremo. Tal vez piensen que ya que el varón es la cabeza, la mujer debe sujetarse al hombre en todo. Esto pone a la mujer en una posición de sumisión ciega respecto a todo. Esta clase de sumisión no es provechosa. El problema es que algunos, o no hacen nada en absoluto o se van al extremo cuando hacen algo. Pablo dice que este asunto no es tan sencillo. El continuó en 1 Corintios 11:11 con la palabra pero. El hecho de cubrirse la cabeza constituye un testimonio externo. Tenemos que hacerlo para testificar de forma externa. Pero ¿cuál es la realidad y el significado intrínseco de dicho testimonio? El versículo 11 dice: “Pero en el Señor, ni la mujer es sin el varón, ni el varón sin la mujer”. Algunos podrían preguntar: “¿Qué quiso decir Pablo cuando dijo que ni la mujer es sin el varón, ni el varón es sin la mujer?”. Pablo explicó esto en el versículo 12, diciendo: “Porque así como la mujer procede del varón, también el varón mediante la mujer”.
En el huerto de Edén, la mujer procedió del varón. Pero hoy, después de la época del huerto de Edén, la mujer es el medio por el cual nace el varón. Todo varón nace de una mujer. En realidad, ni el varón es sin la mujer, ni la mujer sin el varón. Ni el varón ni la mujer puede decir que él o ella es algo especial. “Pero todo procede de Dios” (v. 12). El velo sobre la cabeza es simplemente una señal de sumisión a la autoridad. Al final, todas las cosas proceden de Dios. De hecho, el hombre nace de la mujer y la mujer provino del hombre. Nadie puede enorgullecerse de sí mismo, y nadie tampoco puede menospreciarse a sí mismo.
El versículo 13 dice: “Juzgad vosotros mismos: ¿Es propio que la mujer ore a Dios sin cubrirse la cabeza?”. Aquí Pablo parece preguntarle a las hermanas específicamente: “Después de escuchar estas palabras y comprender que en el gobierno divino Dios es la Cabeza de Cristo, que Cristo es la Cabeza de todo varón, que el varón es la cabeza de la mujer y que Dios designó a la mujer como representante de Cristo delante de Dios, ¿aún piensan que es apropiado que la mujer ore a Dios con la cabeza descubierta?”.
El versículo 14 añade: “La naturaleza misma ¿no os enseña que si el varón tiene el cabello largo le es una deshonra...?”. Aquí Pablo apeló al sentir de la iglesia al juzgar este asunto. Pongamos
especial atención a las palabras: “La naturaleza misma ¿no os enseña?”. El versículo 15 dice: “¿...pero que si la mujer tiene el cabello largo, le es una gloria? Porque en lugar de velo le es dado el cabello”. En todo el mundo, las mujeres valoran mucho su cabello y se sienten orgullosas de él. El cabello expresa la gloria de una mujer; a la mujer siempre le gusta cuidarse el cabello. Nunca he visto que una mujer tire todo su cabello al cesto de basura. El cabello es una gloria para la mujer; le es muy preciado. En otras palabras, Dios le dio el cabello largo a la mujer para cubrirla.
Quisiera hacerles notar dos cosas: puesto que Dios dio a la mujer el cabello largo para cubrirla, Pablo indicó que la mujer debe usar un velo adicional, para que ella esté cubierta como Dios desea. Ya que el cabello largo de la mujer es un velo que Dios le dio, ella debe cubrirse también con un velo hecho por el hombre. Debemos leer los versículos 6 y 15 juntos. El versículo 6 dice: “Porque si la mujer no se cubre, que se corte también el cabello; y si le es vergonzoso a la mujer cortarse el cabello o raparse, que se cubra”. Y el versículo 15 dice: “¿...pero que si la mujer tiene el cabello largo, le es una gloria? Porque en lugar de velo le es dado el cabello”. El pensamiento es muy claro una vez que unimos estos dos versículos. Dios cubrió la cabeza de la mujer dándole el cabello largo. Siendo éste el caso, aquellas mujeres que aceptan la autoridad de Dios deben usar algo para cubrirse el cabello. Si una mujer rehusa cubrirse el cabello, ella debe cortarse el cabello que Dios le dio. En otras palabras, si usted acepta lo que Dios ha provisto, también debe añadir su propio velo; pero si usted no lo acepta, entonces debe renunciar a lo que Dios ya le dio. La Biblia no prohibe que la mujer se deje el cabello largo; sólo dice que el cabello largo no es suficiente y que la mujer debe añadir un velo sobre su cabeza.
Actualmente ninguno de estos dos mandamientos bíblicos está siendo guardado. Si una hermana no se cubre la cabeza sino que en lugar de ello se rapa, podríamos decir que ella sigue obedeciendo las Escrituras. El problema es que muchas mujeres rehusan hacerlo: ni se rapan ni se cubren la cabeza. El versículo 6 dice que si una mujer no se cubre, debe raparse, y que si no se rapa, debe cubrirse la cabeza. El versículo 15 dice que puesto que Dios ya nos cubrió, nosotros también debemos cubrirnos.
¿Qué deberían hacer las personas obedientes? Este versículo dice que puesto que Dios ya nos cubrió, también nosotros debemos cubrirnos. Los que conocen a Dios siempre agregarán su parte a lo que Dios ya hizo. Siempre seguirán la manera en que Dios actúa, sin contradecirla.
IX. NO SER CONTENCIOSOS
El versículo 16 dice: “Con todo eso, si alguno quiere ser contencioso, nosotros no tenemos tal costumbre, ni las iglesias de Dios”. Pienso que las palabras de Pablo son bastante fuertes. Pablo conocía muy bien a los corintios. ¡A los corintios se les encuentra no sólo en Corinto, sino también en muchos otros lugares! ¡Incluso se encuentran en la iglesia donde está usted!
Pablo dijo: “Con todo eso, si alguno quiere ser contencioso”. ¿Sobre qué asunto hay contienda? Los versículos del 1 al 15 hablan acerca de cubrirse la cabeza. Así que, en el contexto, la contienda tiene que ver con el asunto de cubrirse la cabeza. Pero Pablo dijo que es erróneo que alguien sea contencioso. Nadie debe protestar por el asunto de cubrirse la cabeza.
¡Muchos quieren argumentar que la mujer no tiene que cubrirse la cabeza! Esto equivale a decir que la autoridad de Dios sobre Cristo es un asunto exclusivo de los corintios, y no un asunto universal; esto equivale a decir que la autoridad de Cristo sobre el hombre es un asunto exclusivo de los corintios, y no un asunto universal; y esto equivale a decir que la autoridad del hombre sobre la mujer es un asunto exclusivo de los corintios, y no un asunto universal. Pero
¡damos gracias a Dios! Ser cristiano es un asunto universal, y no un asunto exclusivo de los corintios. Del mismo modo, el hecho de que Dios sea la Cabeza de Cristo y que Cristo sea la cabeza de todo varón son asuntos universales, no asuntos exclusivos de los corintios. Así también, el hecho de que el hombre sea la cabeza de la mujer es un asunto universal, y no una cuestión que pertenece exclusivamente a los corintios.
¿Qué les dijo Pablo a aquellos que pensaban que las hermanas no debían cubrirse la cabeza y que se oponían a sus palabras, a esta decisión y a la comisión que él había recibido de parte del Señor? El dijo: “Nosotros no tenemos tal costumbre”. La palabranosotros se refiere a Pablo y a los apóstoles. No había tal costumbre entre los apóstoles. No había hermanas que no se cubrieran la cabeza entre los apóstoles. “Si alguno quiere ser contencioso, nosotros no tenemos tal costumbre” No hay modo de argumentar. Si alguno desea argumentar, “tampoco las iglesias de Dios” tienen tal costumbre. Esto quiere decir que nadie puede argumentar sobre esto.
Aquí Pablo nos mostró la costumbre de las iglesias de Dios en aquella época. Según la costumbre de esos tiempos, todos los judíos se cubrían la cabeza cuando entraban en la sinagoga. Los hombres y las mujeres judíos se cubrían la cabeza con un velo antes de entrar en la sinagoga. Sin ese velo, no podían entrar en la sinagoga. La costumbre de los griegos (Corinto era parte de Grecia) consistía en que, al entrar en el templo, tanto los hombres como las mujeres tenían descubierta la cabeza. En los tiempos de Pablo, ninguna raza ni país tenía la costumbre de que los hombres se descubrieran la cabeza y que las mujeres se la cubrieran. Todos los judíos de aquella época se cubrían la cabeza, mientras que todos los gentiles se la descubrían. Sin embargo, con respecto a los hijos de Dios, los varones deben descubrirse la cabeza mientras que las mujeres deben cubrírsela.
Por tanto, el que el varón no se cubriera la cabeza y que la mujer se la cubriera, era un mandamiento dado exclusivamente por los apóstoles de Dios y era una costumbre guardada únicamente por las iglesias de Dios. Esta costumbre era diferente de las costumbres de los judíos y de los gentiles. Dicha costumbre se encontraba únicamente en la iglesia. Puesto que esta costumbre fue instituida por los apóstoles, era algo nuevo, algo recibido de parte de Dios.
Todos los apóstoles creían firmemente que la mujer debía cubrirse la cabeza. Si hubiese habido algún apóstol que no creyera que la mujer debiera cubrirse la cabeza, no habría estado entre los otros apóstoles y seguramente habría sido como uno ajeno a ellos. Los apóstoles no tenían tal costumbre entre ellos. Si una iglesia intentaba protestar contra esto, la respuesta de Pablo era que las iglesias de Dios no tenían esa costumbre. Ninguna iglesia tenía tal costumbre. No existía tal costumbre entre las iglesias locales que los apóstoles visitaban. A partir del versículo 16, Pablo cesó de presentar razonamientos respecto a este asunto. Sus razonamientos terminaron en el versículo 15. En el versículo 16, Pablo ya no expuso más razones. Si alguien quería ser contencioso, Pablo dijo que ningún apóstol debería estar de acuerdo con tal persona. Tal persona no tendría nada que ver con los apóstoles ni con la iglesia. Todos los apóstoles y todas las iglesias creían en esto, y nadie debía argumentar al respecto.
Esta es la razón por la que pedimos a todas las hermanas en la iglesia que cubran su cabeza en las reuniones cuando se da un mensaje o cuando ellas oran. Ellas deben hacer esto debido a que Dios desea obtener en la iglesia lo que El no pudo obtener en el mundo. El desea obtener aquí lo que no pudo obtener en el universo. Y nosotros también queremos que El obtenga en la iglesia lo que no pudo obtener entre los ángeles. Queremos que El obtenga lo que no ha podido obtener en el mundo. Las hermanas deben saber esto. El versículo 3 nos da una enseñanza clara acerca de esto. Dios es la Cabeza de Cristo, Cristo es la cabeza de todo varón, y el varón es la cabeza de la
mujer. Por esta razón, la mujer debe cubrir su cabeza. Esta es la enseñanza fundamental que se presenta en este pasaje de la Palabra.
Watchman Nee

2017 Año de la Revelacion

2017 Año de la Revelacion
2017 Año de la Revelacion